El vendedor de Kool Aid

Los americanos tienen una frase interesante que a la vez es algo cómica: “drinking the Kool Aid” o “tomarse el Kool-Aid”, la cual se utiliza para referirse a una persona o grupo con una creencia o filosofía extraña la cual no resiste a ningún análisis crítico que se le haga. También se refiere a el hecho de seguir con una mentira que aunque la misma persona que la lleva a cabo está consciente de ella, decide continuar con la farsa por la misma presión que se creó al respecto. Nació en 1978 debido a las muertes en una secta religiosa denominada Peoples Temple, cuyos seguidores se suicidaron ingiriendo una mezcla de cianuro y el susodicho polvo saborizante. Si bien todos sabían que era una farsa de su líder que les daba la bebida, aún así la bebieron y fallecieron. Así nació la frase que pasó a la historia e inaugura el primer artículo de este blog.

En el mundo globalizado que vivimos hoy en día, es común ser bombardeado por ideologías de todos lados, conocer de cosas más allá del entorno habitual de una persona y estar expuesto a conocer como se vive la vida fuera del habitual radio inmediato de conocimiento de +- 40km del lugar donde se habita. Es así como gracias al internet podemos hacer uso de tecnologías que nos permiten convivir, comunicarnos, exponer ideologías y porque no… conocer historias inspiradoras y soñar con cosas que eran imposibles para generaciones anteriores tales como negocios y empresas en mercados que hace tan sólo 15 años eran inexistentes.

Continuamente somos bombardeados por grandes casos e historias de éxito de personas que lucharon contra corriente y todo lo demás para llevar a cabo sus ideas las cuales hoy en día son empresas globales multimillonarias. Esto es inspirador para muchas personas sin embargo es práctica común ignorar que por cada historia de éxito, hay muchas más de fracaso y no todo es “miel sobre hojuelas”.

Ejemplos como los de Mark Zuckerberg, Blll Gates, Steve Jobs, y toda clase de jóvenes emprendedores digitales que hicieron millones de dlls antes de los 25 años abundan, sin embargo en una cultura endiosada por el dinero y el poder a toda cosa como la regiomontana, es muy conveniente ignorar el arduo trabajo intelectual necesario para saber ejecutar una idea y convertirla en un caso de éxito.

Esto provoca que hoy en día el “mundo emprendedor regiomontano” (o los “startuperos” como se autodenominan), sea un mundo integrado principalmente por jóvenes de clase media a media alta que auspiciados por el capital de sus padres decidan ambiciosamente no seguir la carrera corporativa tradicional del recién egresado ya que están ansiosos (y muy convencidos) de cambiar el mundo.

Al no tener deudas de pagos escolares que saldar, contar con medios suficientes para vivir y no tener que preocuparse por enfrentarse a la realidad económica nacional, muchos de estos “startuperos” regios caen presa fácil de vivir en un mundo de fantasía donde el sueño del regio promedio (tener un estilo de vida lo más “agringado” posible) parece fácilmente convertible en realidad y llegan a extremos tales como denominar a la Colonia del Valle en San Pedro Garza García (un adinerado suburbio regio) bajo el mote de “Silicón Valle” y hasta ponerse a hacer reseñas de lugares y cosas “trendy y chic” sin que eso tenga algo que ver con emprender un negocio de cualquier tipo, en realidad va más enfocado a su necesidad de sentirse como en Estados Unidos que en aportar algo de valor de aprendizaje a otros emprendedores.

Una sociedad que da mucha importancia a las apariencias, el dinero y la vida empresarial aunado a un desdén por lo nacional ha hecho de sus jóvenes el caldo de cultivo ideal para que se conviertan en emprendedores, lo cual si bien es algo que el resto del país necesita urgentemente, viene lamentablemente acompañada de una nula experiencia de vida y la tradicional arrogancia de la juventud por lo cual caen fácilmente presas de todo tipo de errores y hasta presas de estrategias para sacarles provecho y no precisamente en su beneficio.

Aunado a esto los mejores cerebros de ingeniería y software son contratados por empresas extranjeras como Microsoft, Google, Facebook y Oracle de manera que se queda en Monterrey una gran cantidad de “wannabes” con poca habilidad para realmente crear cosas complejas. Esto da por resultado que muchos de los “emprendimientos tecnológicos regiomontanos” al día de hoy sean difícilmente empresas que desarrollen nuevas tecnologías de alto impacto.

Si bien en los 60s teníamos en la ciudad a inventores como Juan Celada Salmón (creador del fierro esponja) que revolucionó la siderurgia mundial con sus creaciones e investigaciones en HyLSA, hoy en día estamos pasando de lado el apoyar fuertemente a emprendedores innovadores regiomontanos con buenas iniciativas y proyectos que mejoren la calidad de vida en procesos como preservación de alimentos, reciclar materiales de desecho en elementos de construcción, biocombustibles, cultivos alternativos, reciclaje de llantas o generación de electricidad a bajo costo.

Debido a que este tipo de desarrollos requiere conocimientos así como experiencia técnica especializados, no es nada “sexy” el promoverlos a una audiencia juvenil enfocada en pura imagen y cero substancia con sueños de hacerse rica en meses poniendo una empresa, esto porque no es un producto de consumo tan sonado como el app de una red social que todos en el círculo social de alguien usen. No es nada atractivo pasar cientos de horas en un laboratorio haciendo pruebas, experimentos, programas o todo tipo de tareas necesarias aún en días de descanso durante meses o años si no hay un reconocimiento social y por ende no hay un grupo a su alrededor promoviéndolos como el próximo “Elon Musk” y difícilmente logran apoyo para sacar adelante sus proyectos.

La urgente necesidad de fama y atención por parte de muchos de estos jóvenes regiomontanos cazafortunas ha propiciado el surgimiento de muchos espacios de “coworking” los cuales en su versión más simple son salones con mesas y una cafetera donde todos trabajan en sus laptops y de ahí surgen ideas que la mayoría de las veces rayan en las famosas “gasolineras VIP” de la película Nosotros los Nobles, todas ellas carentes de verdadera innovación, escalabilidad o tan siquiera viabilidad comercial debido a el desconocimiento de las necesidades nacionales, pareciera como si estos chicos startuperos no vivieran en México y hayan malentendido el consejo de Chris Dixon de la firma de capital Andreseen Horowitz acerca de “tener ideas estúpidas” pero no tan estúpidas al grado de querer ordenar comida por Twitter, fundar una empresa dedicada a enviar fotos impresas con publicidad, listar artículos de una tienda o hacer programas de lealtad donde la única innovación es usar un app en vez de una tarjeta de puntos.

Lo anterior son ideas con cero margen de sobrevivencia más allá de los 18 meses (algunas fueron sólo un éxito de semanas) y difícil viabilidad económica a largo plazo.  Sin embargo no dejan de ser atractivas para los jóvenes debido a lo maravilloso que es decir que son CEO, CTO, CIO y cualquier otro acrónimo de 3 letras para X o Y empresa cuando en realidad ni siquiera se han graduado de su universidad en algunos casos.

Después de todo ¿Para qué tener un empleo donde además de un sueldo les asignan un título descriptivo como “encargado del área de ventas” si pueden presumir hinchados de orgullo entre sus amistades y conocidos que son CEO de X empresa con nombre agringado o impronunciable? Además de esto está el atractivo de que la prensa mexicana esté obsesionada con llamarlos “el próximo Steve Jobs” vaya a saber usted por qué…

Otras de estas creaciones emprendedoras son clones de efímeros casos de éxito en los Estados Unidos tales como cupones de descuento estilo Groupon, juegos como Candy Crush o redes sociales como Swarm. Obviamente que si las originales ya no están funcionando tan bien, los clones nacionales no pueden esperar mejorar los resultados de éstas aunque se presenten como adaptados al mercado nacional o altruistas cuando ni siquiera generan ingresos para sostenerse a sí mismas

Ahora bien si estas ideas no son en realidad tan buenas, ¿por qué se les da tanta difusión y se les da tanto apoyo? Pues porque como dicen: nadie sabe para quién trabaja y hay todo un grupo de personas y organizaciones beneficiadas directa o indirectamente por esta ola emprendedora de los jóvenes regiomontanos: propietarios de bienes raíces con espacios vacíos que mediante una inversión en mobiliario simple como mesas, sillas, wifi, proyector y una cafetera crean “espacios de cowork” y atraen a muchos de estos jóvenes a pagarles una mensualidad por una silla y sentirse como que están en SV persiguiendo su sueño en compañía de otros pioneros innovadores.

Obviamente no es sólo el pagar por un espacio, también se tiene acceso a conferencias y pláticas donde en ocasiones se cuenta con invitados de gran renombre internacional por su éxito y en otras tantas es sólo estar entre personas afines, todo depende de quien opere el espacio. Los lugares de trabajo colaborativo han sido una muy buena opción mejor que trabajar en un starbucks o restaurante. El único problema es cuando se venden a los incautos como la base del éxito empresarial y que si no se pertenece a uno no se tendrá éxito, de ahí en fuera, que bueno que tengamos estos espacios que promueven crear cosas nuevas. Hay algunos de muy buen nivel y comodidad como “El Cowork” en San Pedro (aunque lleno de chavitos sampetrinos snobs que se creen el próximo Bill Gates) y otros más básicos y económicos por no decir “jodidones” como Coworking Monterrey donde se encuentra eso sí, gente con mucho talento y ganas de compartir conocimiento, no tanto de fresear con su nueva startup de “millones de dólares”.

Después tenemos a las “empresas aceleradoras” muchas de las cuales son tiburones donde su principal objetivo es aprovecharse de la inexperiencia profesional y de la vida en general de los jóvenes a los que apoyan en sus proyectos para obtener beneficios fiscales, bajar fondos de prosoft, hacer marketing de su marca, conseguir desarrollos a bajo costo o bien todas las anteriores.

Claro ejemplo de lo anterior es la aceleradora del tan cacareado “apóstol del internet en latinoamérica” (googlen la frase con todo y comillas para que vean como siempre antecede a su nombre porque no pierde oportunidad de mencionarlo, un personaje que en sus cumpleaños hasta ponía un micrófono para que los invitados pasaran a decirle alabanzas, no miento es neta). Un personaje cuyos mayores éxitos comerciales fueron en décadas pasadas en cierta editora de periódicos regiomontana y que hoy en día sobrevive de sus contratos con equipos de fútbol, empresas de telefonía y canales de televisión.

En realidad no ha generado una sola innovación más allá de vender contenido chatarra mediante SMS (de esos de envía horóscopos al 1234) o mediante tácticas transas pero eso no impide que genere amplios ingresos para “invertir” en estos jóvenes inexpertos a los cuales a cambio de montos entre 10 y 20 mil dólares promedio, les compra un porcentaje significativo de su aplicación o desarrollo y posteriormente la revende en cantidades hasta 10 veces mayores a las mismas empresas telefónicas, la casa nunca pierde y el negocio de este señor ha sido tan rentable que ya hasta la hija ha sido incorporada a la empresa, todo queda en familia dicen.

Y luego caemos en el personaje más nefasto y hasta peligroso de este “ecosistema emprendedor regiomontano”: aquel que se hace pasar por experto en algo cuando en realidad no lo es pero mientras haya incautos que lo crean ya que son más inexpertos que él, fácilmente podrá sobrevivir y hasta crecer su prosperidad a costa de los demás.

Así como hay charlatanes expertos en tarot, curas astrales, hechizos de magia y conjuros, existen charlatanes “emprendedores exitosos” sin ninguna trayectoria, experiencia o caso que los avale.

La burbuja de este inflado mundo emprendedor llegó a tal grado que hace poco más de una semana dió sus primeros indicios de explosión cuando se presentó la noticia de que  “Max Cantú un sonado joven emprendedor mexicano del mundo de los eventos” había invertido $150 mil dólares de su fortuna de $USD 2 millones obtenida de la venta de su empresa anterior denominada “Feel Events” ahora una nueva empresa denominada “Tricelab Events”.

Esta noticia fue publicada en un portal llamado Pulso Social y muy pronto muchos otros portales como Think and Start, Twitter, etc hicieron eco de la noticia sin consultar la veracidad de las fuentes al estilo de las notas falsas del deforma que han sido clonadas por diversos medios del mundo. Sin embargo los lectores con ojo crítico empezaron a cuestionar la veracidad de cómo un joven de 19 años de cuyas empresas no existía ninguna referencia en internet súbitamente había vendido una empresa de 2 millones de dólares y no se había visto en ningún medio y más aún… que Feel Events siendo una empresa que proclamaba ser líder en tecnología, jamás había tenido página de internet alguna.

“Feel Events se dedicaba a mejorar la experiencia de eventos usando la tecnología”

De ahí empezaron en los comentarios a surgir todo tipo de dudas y perspicacias de los lectores acerca de dicho personaje, lo cual hubiera muerto sin mayor problema hasta que en una clásica muestra de la arrogancia e inexperiencia juvenil, el joven Max lleno de ego decidió hacer afirmaciones insostenibles como Con todo gusto podemos ponernos en contacto y demostrarte los documentos legales que lo aseguran”.

Obviamente la respuesta no se hizo esperar y como le dijeron por ahí si hay algo que molesta bastante a las personas es que les vean la cara o los traten de engañar y fue entonces cuando el niño estrella no pudo vislumbrar el grado de escrutinio al que sería sometido por parte del público en general, comunidad emprendedora y prensa especializada. Empezamos todos a tratar de averiguar más sobre el niño prodigio que se ostentaba como el “Elon Musk” mexicano y descubrimos todo un largo historial de estar engañando a personas con todavía menor conocimiento del mundo emprendedor que él y menos hábiles en el uso de anglicismos empresariales.

Todas estas personas caían rendidas ante sus afirmaciones puesto que realmente él no estaba vendiendo algo sólidamente tangible y verificable, en realidad no vendía mas allá del sueño de un estilo de vida de emprendedor tecnológico lleno de Glamour al estilo de Silicon Valley (como dije anteriormente, el sueño de muchos regios).

Para lograr el cometido de vender este sueño, Max mantenía múltiples perfiles en redes sociales todos enfocados a hacerlo pasar como un experimentado emprendedor del mundo de los negocios, desde hacer constantemente check-ins en restaurantes de moda y publicar sus fotos en sus reuniones empresariales en Starbucks, hasta anunciar cada x o y tiempo que “estaba firmando un contrato”, que “andaba en negociaciones” o que “traía un proyecto muy importante”, obviamente publicando fotos donde probaba el servicio de Uber y demás gringadas que llegaban a la ciudad y le dieran el glamuroso estilo de vida de emprendedor de Silicon Valley.

Se podría creer que este artículo de Matt Sydeworks donde presume como en 20 minutos logro millones de suscriptores y éxito desmedido fue escrito basado en la vida de Max pero realmente creo que fué al revés y fue escrito porque personajes así como el que hoy narramos abundan en este medio emprendedor lleno de falsos héroes y fundadores.

El problema está en que nuestro personaje no es un ser producto de la imaginación de un escritor analista sino que fue muy real al grado de ponerse a vender conferencias y cursos por los cuales cobraba una buena cantidad de dinero.

Fue tanto lo que se creyó la frase de “fake until you make it” y su adoración por líderes como Steve Jobs que además de salpicar sus redes sociales de frases inspiradas en el fallecido fundador de Apple, se puso a imitar el estilo de vida minimalista al grado de llegar a publicar fotos donde se denominaba altamente productivo incluso desde su iPad aunque no hiciera más que retwittear artículos todo el día sobre empresas de SV, citas de líderes industriales y demás personas por el estilo, después de todo eso le daba credibilidad a sus credenciales de emprendedor según él.

El colmo fue cuando como dice Matt Sydeworks “parece que si no abandonas la escuela no puedes ser historia de éxito” el jovencito se lo creyó y llegó al grado de abandonar sus estudios universitarios, para enfocarse en “ser un emprendedor serial”. Todo estaría genial de no ser porque al indagar sobre sus empresas, resulta que no existía ninguna y fueron sólo producto de su imaginación y en las que llegó a desempeñar algún trabajo, este fue grandemente exagerado.

Con la investigación minuciosa que realizamos varios curiosos sobre este regordete personaje que durante meses nos embaucó con sus cursos y supuesta experiencia profesional, encontramos que él solito decía cosas cómicas sobre él tales como:

“Mi trabajo es simple: crear los mejores productos del mundo.”  “Mi filosofia de vida tambien es simple: Make the right thing at the right way. Todo esto resulta en diseñar productos lo suficientemente intuitivos para un niño, pero tan poderosos que redefinan industrias.”

El problema está en que nadie sabe decir cuales son esos mejores productos del mundo o cuales productos ha creado que redefinan industrias (bueno quizás ya redefinió la industria de los cursos donde ahora mucha gente va a estar desconfiada de tomarlos gracias a personas como él). No existe evidencia alguna que sepa hacer algo más allá de programar HTML básico o tan siquiera poder alterar una plantilla de wordpress bajada de internet como quedó evidenciado en su blog maxcantu.com, que por cierto le fue recriminado por lectores del sitio Pulso Social, y más como le dijera alguien: ¿a poco no tienes dinero para contratar a alguien que te lleve profesionalmente un sitio si tienes millones de dólares de tu fortuna al vender tu empresa?

Aún así, el joven logró ser invitado a universidades como la UVM donde se presentó junto con su socio como “Serial Entrepreneur”, título autoimpuesto por él en inglés, lenguaje que como otro lector evidenció en un video de Youtube no domina ni en su nivel básico a pesar de que usa términos y anglicismos a cada rato, en total nunca dió detalles de que empresas había fundado mas allá de Aura Labs, que luego fue Aura Inc y antes se llamó Closify y tuvo 3 funciones empresarias distintas en un lapso de menos de 8 meses (nomás le faltó ser cafetería y gasolinera).

Nos pusimos en contacto con un agente de bienes raíces que alguna vez se entrevistó con él y dijo que fue más por el morbo de ver si realmente era quien decía ser y no tanto por encomendarle un proyecto realmente, aun así mencionó que palabras más o palabras menos “admiro sus agallas para contarme las cosas como si fueran una realidad tangible y evidente cuando yo de antemano dudaba todo”

El problema fue que como dijera Abraham Lincoln: no puedes engañar al 100% de la gente el 100% del tiempo y sus mentiras empezaron a ser evidentes, primero había mencionado en una red social que había vendido su empresa en 800 mil dlls, luego en el video que se muestra a continuación dijo que 1.6 millones de dlls y por último cuando estalló toda la debacle afirmó que fue por $2 millones de dlls.

¿Cómo fue posible que alguien con nulo conocimiento de inglés, cero trayectoria empresarial, sin fondos mas allá de rentar un espacio de cowork y ninguna referencia real más allá de las que el se inventó en su currículum como “Líder del departamento de inovación mundial de una empresa global a los 16 años” hubiera logrado engañar a tantas personas haciéndose pasar por experto de algo que claramente no es?

Simple: hemos decidido como sociedad ansiosa de riquezas rápidas el creer todo y no cuestionamos motivos ulteriores, nos dejamos ir muy rápido por la apariencia y fachada valorando más la apariencia de éxito económico gracias a la imagen selectiva y glamorosa que promueven las redes sociales todo el tiempo. Como ejemplo de esto tenemos el video “What’s on your mind” donde el protagonista muestra una imagen personal maravillosa a sus seguidores los cuales sólo ven los aspectos lindos de la vida del protagonista pero nunca se percatan de todo el caos, tragedias y fracasos que el personaje vive en realidad detrás de la exitosa y feliz imagen que promueve.

En defensa del pobre Max, quizás haya sido víctima misma de las mismas redes sociales que encumbraron su farsa tan cruelmente expuesta en días pasados: el muchacho sólo vió las historias y casos de éxito glamorosos de las startups americanas, sus títulos y puestos inflados así como las notas informativas de tremendas rondas de inversión, etc, etc.

Así como todos pensamos que los matrimonios de nuestros amigos en Facebook son maravillosos, el muchacho al igual que muchos jovenes startuperos regios pensó que ser emprendedor exitoso era sólo eso: un glamoroso estilo de rockstar al que admiran y le llueven los billetes sólo por tener una “startup”. Nunca vió lo que estaba fuera del escaparate de la vista pública: empresas quebradas, productos en desarrollo que toman meses de esfuerzo y sacrificio, errores de código inexplicables, fundadores super talentosos que trabajaron de meseros o intendentes, comiendo sobras de comida o durmiendo en sofás al carecer de ingresos o fuentes de financiamento paternas.

Se puede decir que por su juventud e inexperiencia cayó engañado, el problema está en que decidió hacer lo mismo con otras personas que creyeron en él y se inventó toda una historia ficticia sobre ser un emprendedor que de la nada logró la gloria, haciendo en el camino afirmaciones dignas de la película “la red social” tales como:

Fracasé, quedé debiendo dinero y defraudando a muchas personas. Pero encontré lo que me apasionaba y a lo que quería dedicarme el resto de mi vida: Emprender”

Nota: Emprender a lo baboso, pero no dijo qué…

O frases tan fantasiosas como:

no tenía idea que iba a ser de mí, o si simplemente era un fraude que no iba a lograr nada”

 “contratar a un director que pueda manejar la compañía”,

“llame a mis abogados, negociamos y todo quedo puesto”.

Lo peor del caso es que este joven afirma que fue “mentoreado” por Osvaldo Ayala, otro joven que al averiguarlo entre gente de varios espacios de cowork y su linkedin, referencias, etc vimos que es alguien sin más trayectoria que organizar “eventos para emprendedores” y haber sido empleado de un call center pero jamás ha tenido una empresa propia, replicando así el problema de raíz: personas con poca o nula trayectoria están sólo perpetuando mitos de la vida empresarial, pero no están aportando experiencia real y de valor al inflado y fantasioso ecosistema regiomontano.

Como comunidad profesional tenemos la responsabilidad de promover empresas y creación de empleos, pero hacerlo de una forma realista, basada en la realidad y no sólo vender una imagen dulce y donde todo es perfecto, tenemos que advertir a los jóvenes que no todo es tan fácil como parece y que cuestionen todo en forma detallada para evitar que caigan en manos de mentores ficticios, expertos inventados o inversionistas usureros, a fin de cuentas es por su bien y el de su empresa la cual queremos que sea un éxito y genere bondades económicas y empleos para bienestar social del país.

Como inversionistas tenemos la responsabilidad de apoyar proyectos de valor, con bases sólidas y que realmente hagan una diferencia a mediano y largo plazo. No apoyar proyectos tontos y sin trascendencia sólo por la premisa de aprovecharnos de ganar un dinero rápido y aprovecharnos de la inexperiencia de los jóvenes a los cuales apoyemos para obtener un rápido beneficio propio. Si sospechamos que la idea que nos quiere vender alguien en cualquier proyecto de negocios, ya sea el emprendedor o el inversionista, tiene fallas o no es verídica, no por eso tenemos que “tomarnos el koolaid” y apoyarlo a ciegas.

Si todos nos seguimos “tomando el Koolaid” que todas estas personas nos venden, desde el emprendedor hasta el mentor y el angel inversionista o promotor, sin cuestionar y ser críticos, sin averiguar las intenciones detrás, no estamos haciéndole un favor a nadie, ni a ellos ni a nosotros mismos, eventualmente nos tocará el vaso envenenado y se nos acaba el juego con nefastas consecuencias para todos.

En el tan sonado caso de Max Cantú espero sinceramente que dichas consecuencias no pasen de que se regrese a estudiar y convertirse en una persona que aporte algo verdaderamente útil a la sociedad en lugar de vender sueños guajiros y engañar a los demás con falsas empresas y casos de éxito que evidentemente no tiene, por su bien espero que encare a las personas que se llevó de encuentro con sus farsas y cursos y sea responsable de sus actos, no de andar borrando perfiles de redes sociales, pedir que no mencionen su nombre y demás sin dar la cara a demostrar y probar con hechos que es la persona que dice ser y no un producto de la imaginación. Le tocó a la mala aprender que no hay atajos de la recepción a la dirección general de una empresa. Se vale emprender y fracasar cuantas veces se quiera, pero no engañar a las personas, dejemos que los hechos hablen. Queda este artículo como referencia al resto de las personas que deseen saber más al respecto en un futuro ya que muchos nos comentaron que se sienten agraviados de haberle comprado cursos y mentoreo para en realidad sólo oír fantasías de empresas falsas y como desdeñaba hasta a sus profesores del Tec Milenio la escuela donde estudió.

Quizás todos estos “falsos emprendedores” debieran dedicarse mejor a ser políticos en México, esos nos venden kool aid envenenado en cada elección y nos lo tomamos sin consecuencias para ellos aunque nosotros seamos los que estamos ya bien intoxicados… seamos más críticos pues, casos como los aquí expuestos no serán los únicos mientras valoremos resultados rápidos y queramos tomar atajos al éxito y sin sacrificio o preparación alguna, claro que se puede lograr el éxito a nivel mundial, pero no hay atajos así como no se pueden bajar 5 tallas en un fin de semana.

Anuncios

30 comments

  1. Anónimo · marzo 29, 2015

    Supongo que te rechazaron cuando aplicaste a Labs y luego Max Cantú no aceptó tu solicitud de amistad en Facebook y por eso, enojado con la vida, decidiste dejar de jugar a la botella con tu mamá por unos minutos para “escribir” todo esto.

    Por cierto: a la otra dile a tu “equipo” que use spell check. Te lo encargo.

    Me gusta

    • netasregias · marzo 29, 2015

      Quizás, pero bueno no te preocupes, vienen más trapitos que no está mandando la gente de muchas otras personas 😉

      Me gusta

    • Karina RQ · abril 1, 2015

      Jajajaja posiblemente lo rechazaron porque solo hay dos empleados, tal vez ni exista el capital para otro mas jajajaja… En fin, suerte.

      Le gusta a 1 persona

    • Karina RQ · abril 1, 2015

      Por cierto estaría bien nos dijeras la razón social de Aura Labs, nisiquiera registrada ante Hacienda ha de estar…

      Me gusta

      • netasregias · abril 21, 2015

        es que antes era Aura Inc o Aura no se que… cambia de “razón social” y “misión” cada semana…

        Me gusta

  2. Anónimo · marzo 29, 2015

    Estuvo muy forsado este articulo, se nota que trabajas en naranya porque solo escribiste de eso a ver qe te espera cuando AG te encuentre saludos y bendiciones

    Me gusta

  3. Eduardo R de la Garza · marzo 29, 2015

    Se me hace de lo más cobarde y contraproducente lo que estás haciendo. Critícas sin sustento ni evidencia y con el peor de los objetivos: dañar. Te soy sincero, pensé que iba estar bueno tu artículo con el comienzo que le diste, pero lo hechaste a perder con el giro que le diste. En fin, creas más mugre que beneficio, así que si no tienes algo bueno que aportar mejor ni aportes.

    Me gusta

  4. Anónimo · marzo 29, 2015

    Articulo ardido que no dice nada. Por eso creo que no todos deberian tener un blog

    Me gusta

  5. Karina RQ · abril 1, 2015

    Pues parece que los comentarios anónimos los puso Max… En fin, pobre niño, nunca pudo demostrar la veracidad de sus falsas declaraciones. Por cierto me encontré otro blog: maxcantu.blog.com – probablemente este chico se queme de por vida en el mundo empresarial. Suerte.

    Me gusta

  6. Anónimo · abril 2, 2015

    FARM

    Me gusta

  7. Printoo · abril 16, 2015

    Mi estimado inversionista –Infiero que lo eres por el comentario “Como inversionistas tenemos la responsabilidad de apoyar proyectos de valor”– debo reconocer que escribes bien y que tienes razón en algo de lo que en este artículo mencionas. Estoy seguro que en este tema de emprender debe haber –como en todos lados– charlatanes, y también tienes razón en que hay muchos proyectos que pueden fallar.

    Soy José Miguel Sainz, la persona que está detrás de Printoo –el proyecto que comparas con Nosotros los Nobles– y quiero decirte que no eres el único que tiene dudas de este proyecto, yo mismo las tengo y me aterra pensar que como tu con toda certeza, experiencia y claridad lo dices: Es posible que no dure más de 18 meses.

    Quiero decirte que yo no soy regio, que nadie me ha regalado nada porque no vengo de una familia rica, que trabajé en el mundo corporativo durante 8 años y es ahí donde ahorré para levantar a Printoo, que renuncié a un sueldo soñado –hay días que me arrepiento y pienso que fue una irresponsabilidad–, que hace un año no sabía nada de emprendimiento, que aún no se nada de emprendimiento y que quiero aprender de personas como tu con experiencia.

    Vuelvo a repetirte que tienes razón y que es posible que mi proyecto sea una farsa – hoy tenemos 12 mil usuarios y 105 mil fotos enviadas a todo México además de haber facturado ya $150 mil pesos– porque no hemos alcanzado aún nada. Sin embargo quiero pedirte que me regales una llamada por Skype –anónima, no me interesa saber quien eres ni quiero señalarte– para poder aprender de tu experiencia y quiero además saber ¿Qué has creado ?¿Qué has puesto tu allá afuera? ¿Cómo puedes aportar a mi proyecto? ¿Cuáles son tus inversiones y cuales son las inversiones que deben seguir los inversionistas? ¿Cuál es para ti una métrica de innovación certera y eficiente?

    Estoy casi seguro que mal entenderás mis preguntas y no responderás a la invitación de llamarnos anónimamente por Skype y lo haces porque automáticamente estereotipaste a mi proyecto como una farsa y un veneno que no hay que tomarse; ¡venga! déjame respetarte como crítico y atiende esta petición… Y vamos más allá, pongamos de límite 18 meses, y si mi proyecto sigue vivo quiero que escribas un blogpost sobre él pero si no siguiera vivo me dejaras a mi escribir y dar mis razones del por qué no funcionó.

    Finalmente quiero decirte que es bien fácil decir cuál es el veneno que no hay que tomarse, pero lo realmente difícil es decir cuál es el veneno que SI hay que tomarse… y es aún máaas complejo intentar tomarse un veneno sin saber qué va a pasar.

    Respeto tu opinión porque parte de emprender me ha enseñado a que todos tenemos derecho a intentarlo y eso tiene un valor, pero en todos los temas debes saber que Tu puedes tener la razón y Yo estar equivocado, sin embargo naturalmente ambos podemos estar equivocados –es el principio básico de una opinión–.

    Jamás seré político como me lo propones, porque simplemente no considero que esté engañando a nadie porque nadie ha invertido en mi aún.

    ¿Qué dices? ¿me dejas aprender de ti?
    Te dejo mi usuario de Skype: patosainz

    José Miguel Sainz
    CEO (me dio risa lo que dijiste sobre este tema: bien ahí) & Co-founder Printoo

    Me gusta

    • Carlos Osuna · julio 11

      Amigo Pato. Creo que no entendiste la naturaleza de la crítica anónima.
      No puedes pedirle una llamada Skype ni que diga sus proyectos a un ente anónimo ya que pierde su veracidad al haber contacto personal.
      No dudo las intenciones de tu empresa, pero sin embargo, el autor tiene razón. Debemos darle prioridad (y recursos) solo a los proyectos transformadores.
      Si tu quieres llamarle a tu Gimmick, Empresa, adelante. Nadie te puede quitar el gusto, pero date cuenta que esta experiencia que estas haciendo no es una empresa, sino un “Principio de ella”. De esta experiencia, quien sabe, pueden salir ideas multi millonarias. Pero no sería la idea, sino tu voluntad para no solo aceptar que estas haciendo una empresa “gimmick” o diseñada para corta duración (recuerda FarmVille, MCD o el mismo Snapchat), sino saber que es solo un escalón más en un logro mayor.

      Te deseo suerte, aunque llego a este blog un poco tarde.

      Me gusta

  8. Printoo · abril 16, 2015

    Espero que contestes a mi comentario y generes así respeto por tus propios comentarios y entre los que leyeron tu post.

    Me gusta

  9. RKCV · abril 20, 2015

    Bien dicho Jose Miguel.

    Por otro lado, tengo días esperando a que el charlatan de Max Cantu o en su defecto su “socio” Miguel escriban alguna respuesta. Me da temor porque veo que siguen vendiendo sus cursitos basura, y engañando a la gente, y no hay quien los detenga.

    Me gusta

    • netasregias · abril 21, 2015

      Pues de hecho el wey este socio del mentado Tricelab que exhibieron que era puro choro ahora también le entró a dar cursitos… está bueno el business!

      Me gusta

  10. Printoo · abril 20, 2015

    Hey Netas Regias…

    No me has contestado te vuelvo a repetir que estoy dispuesto a no ser más un “falso emprendedor” quiero realmente mejorar… ¿aceptas a que pueda enseñarte datos reales de Printoo? ¿Aceptas enseñarme cómo dejar de ser un falso emprendedor y convertirme en uno real?

    Como lo dije me parece que tu post tiene algunos temas inteligentes, pero al no contestarme dejas atrás cualquier inteligencia y caes tu mismo en la contraposición de tu post al sólo señalar y “tirar hate” sin dar un derecho a replica. Señalar sólo por el hecho de hacerlo sin después permitir que a los que señalaste te expliquen o quieran genuinamente aprender te convierte a ti en un “falso periodista/inversionista” … No crees?

    Me gusta

    • netasregias · abril 21, 2015

      Hola, una disculpa, evidentemente tenía siglos que no entraba por aquí, pero te parece que más delante llegando a mi hotel te dé todo un feedback completo al respecto análisis y puntos a considerar? Lo del skype, etc esas cosas no me gustan las pérdidas de tiempo, así que a ratos escribiré y te daré varias claves que debes de considerar para no acabar “mordiendo el polvo” como dicen por acá los ingleses, no me interesan que me demuestres nada de datos reales de printoo, etc (úsalos para tus métricas o ganchar a alguien que te quiera soltar lana) porque como decimos en los círculos de inversión sobretodo en forex “past performances don’t guarantee future results”. Admiro tu tesón con printoo pero acuérdate que no se trata de ser obstinado sino de irte por una estrategia de valor y factores diferenciación, por ejemplo, que te hará no repetir la historia de hippopost? como te afecta el hecho de que el servicio postal mexicano es una reverenda porquería? como compites basándote en el servicio postal mexicano que puede no entregar ninguna de tus fotos y no darle resultado a tus anunciantes? etc, etc… sorry si voy a sonar muy crítico pero espero apoyarte con puntos sólidos para que veas por donde viene el golpe de tu negocio y lo puedas esquivar. Que padre que digas que puede esto morir en 18 meses y te gustaría comentar porque no funcionó, sólo te digo que emprender antes de los 30 y fracasar no hay problema, pero conforme pasas de los 30, vas a necesitar apostarle no necesariamente a caballos ganadores y eso es lo que te quiero comunicar para que veas las areas de riesgo, necesitas buscar aquellos caballos que te den más probabilidad de ganar porque no te puedes dar el lujo de pasártela sin ingresos el resto de tus días jugando como los políticos a que “ya viene la buena”, gustas que ponga mis observaciones en un reply o en un artículo? Ah y sobre mí, la verdad creo que basta con decir que me dedico al internet affiliate marketing, al forex y a dar consultoría a varias firmas y tiendas departamentales en comercio electrónico. Lamento no poder decir más pero la gente revuelve persona o personalidad con hechos y no hay mucha objetividad. Aparte que le conozco muuuchas cosas sucias a varios sampetrinos a quienes prefiero mantener a raya, luego no me entero si me quieren fregar con sus “negocios”. En fin tu me dices. Saludos!

      Me gusta

    • netasregias · abril 21, 2015

      por cierto y no quiero sonar arrogante o “creído”, si estás consciente que si publico todo el análisis de los puntos débiles de printoo y no das una respuesta sólida de como planeas remediarlos, podrías estar ahuyentando a posibles inversionistas que lo lean al ser esto un foro público completamente indexado? Como tú me digas, sólo acuérdate lo que te dije: no todo es arrojo y valentía, sino también tener estrategia.

      Me gusta

  11. Printoo · abril 22, 2015

    Hola.

    Gracias por contestar.
    Estoy consciente que puedo ser susceptible de tu profundo y crítico análisis. Venga!

    Hay mucho qué decir y hablar sobre el tema, es una lástima que pienses que una llamada en Skype es una pérdida de tiempo; independiente a eso, me parece que por momentos tienes inteligencia en tus palabras y es lógico que las tengas porque tus argumentos y postura son las clásicas de un consultor.

    En mi etapa como “ejecutivo” logré entender en carne propia cuál es el papel de un consultor (trabajé con las mejores firmas de consultoría del mundo) y es un trabajo duro –debo decirlo– y a mi punto de vista sobrevalorado.
    Los consultores reciben remuneración por decir y señalar “Qué está mal en las empresas” se dedican a criticar, analizar y encontrar los puntos débiles de cada parte de un proceso para después –en la mejor de las suertes– presenta posibles caminos de acción o lo que ellos llaman mejoras. Así se ganan la vida las consultorías. Y es así porque socialmente nos gusta ver lo malo de las cosas –el mejor de los ejemplos es que la prensa vive de dar sólo malas noticias– básicamente, ser crítico es un empleo de tiempo completo –muy bien pagado–, así como ningún noticiero basa sus ratings en dar buenas noticias, ningún consultor basará su cobro en fijarse en lo bueno de una idea/empresa.. Jamás he conocido –espero que seas el primero– a un consultor que realmente haya creado algo, que haya puesto algo haya afuera y sobretodo no he conocido a uno que deje de lado su papel “analítico/crítico” y tome un papel de promotor o impulsor de las fortalezas de una organización. Ese si sería un consultor respetable, decir que no hacer es bien simple mi estimado, hacerlo es difícil y hacerlo exitoso ta cabrón…

    Lo más grave de tu post –y con lo que opacas tu propia inteligencia– es que desde el nombre “netas regias” de cierta manera te autoproclamas poseedor de la verdad absoluta y hasta te atreves a decir que después de los 30 la vida cambia y tienes que “ir por la segura” –por cierto te faltó investigación y saber que tengo 33 años– ¿Quién dice que pasando los 30 tienes que apostarle a caballos no precisamente ganadores? eso es tu punto de vista y es válido, pero todas tus palabras las tornas como verdad absoluta y vuelves a caer en el erro al dar entender que como los “sampetrinos” no tienen deudas que pagar pueden emprender –vuelvo a repetir que no soy regio ni mucho menos sampetrino– ¿Acaso para emprender tienes que sufrir y tener deudas que pagar? ¿Sólo pueden emprender los pobres? ¿o solo se vale si eres de San Nicolás?… Y si soy Oaxaqueño/Chiapaneco en dónde quedo en esa posibilidad? (Hay sampetrinos terribles, en esto tienes razón, pero hasta ellos tienen derecho a intentarlo).

    Sé que mi proyecto tiende a fracasar porque es la propia naturaleza de un emprendimiento; es en efecto, lo más seguro que Printoo fracase, pero si eso sucede nos habrá dejado un gran aprendizaje y un crecimiento personal de haber aprendido lo que no iba a aprender siendo empleado y escuchando a consultores.

    En efecto el mayor obstáculo de mi empresa es el envío postal –cualquier consultor pudo anticiparse a eso– pero ¿qué pasa si lo resolvemos? ¿Qué pasa si logramos revivir una industria que parece muerta? ¿Qué pasa si logramos que la gente imprima 10 de las 350 fotos en promedio que toman por año desde sus celulares? ¿Qué pasa si con mi proyecto fallo pero logro inspirar a miles de personas? ¿What if? –veo que lanzas algunas palabras en inglés pa darle toque– y si fracasamos pues listo ya está, aprendí, me divertí y lo intenté. Aquí es donde “aprecias” mi tesón ¿verdad? y lo comunicas como si nuevamente tu ya hayas pasado por esto y seas el mecías que no quiere ver fracasar a mas emprendedores –vuelvo a preguntarte porque no me lo contestaste ¿Qué has creado? ¿o en qué has fracasado? – básicamente yo pienso que lejos de ser necio con mi idea necesito fracasar rápido y si esto no funciona listo seré un fracasado y un pendejo por haber escrito esto.

    Si quieres saber lo que planeo con Printoo y cómo puedo diferenciarme te invito a que leas mi blogpost https://medium.com/@josemiguelsainz/la-aventura-de-imprimir-100-000-fotos-en-120-d%C3%ADas-c3a4dcfb3277.

    Quiero decirte que entiendo tu postura de ser anónimo porque en México no tomamos la crítica constructiva –pienso que es lo que quisiste lograr pero te ganó el “hate”– y sobretodo no nos gusta hablar con la verdad y dices muchísimas verdades en tus palabras.

    Vuelvo a repetir que es una lástima que no te gusten las llamadas y que desprecies mi tiempo como una pérdida de tiempo tuya –nuevamente cometes el error de creerte poseedor de la verdad– pero me gustaría retarte a que en tu respuesta hagas un crítica de 5 cosas buenas y un análisis de cómo podría fortalecerlas; te apuesto a que no lo harás porque tu escuela consultora bloqueará tus pensamientos y volverá una y otra vez a analizar lo malo, y si lo lograras verás que no eres tan bueno en señalar lo posiblemente bueno como si lo eres señalando.

    Emprendo porque trabajé como loco y logré a mis 29 años tener una posición laboral que estoy seguro pocos han logrado –aún así no soy lo arrogante que suenas ser– lo que me dio un sueldo que me permitió hacerlo; a mi nadie me ha regalado nada y a nadie me he llevado entre las patas así que aún no soy un farsante ni con pinta de político; el que invierta en mi proyecto será porque cree en lo mismo que yo –espero hayas tomado el tiempo de leer mi post– y porque vamos a arriesgarnos.

    Sorry por el alargue, pero al rechazar mi llamada intenté ponerlo aquí créeme que genuinamente quería una llamada que pudiera aportarme y que me dijeras ¿Si tuvieras que escoger cuál sería para ti la única métrica válida de innovación?

    Suerte en Inglaterra, en el mundo del internet affilate mkt, el forex, la consultoría y las inversiones…
    –¿Ben Horowitz eres tu?–

    Me gusta

    • netasregias · abril 23, 2015

      No mijito pues así como… veo que ya te pusiste bien molesto y resentido a tirar hate y generalizarme sobre quien soy (lo mismo que dices que yo hago y no te gusta), no soy consultor de esos cuadrados que dices te dejaron un trauma, soy comerciante/inversionista y la única métrica válida de un NEGOCIO es la rentabilidad, si tu métrica te vas a poner a inspirar, a otros, etc, etc abre una fundación o una AC, y bueno si quieres pensar de innovación la única métrica válida es como los demás abandonan servicios o productos similares al tuyo porque el tuyo les cambió la vida o como hacían las cosas antes, piensa como la gente abandonó la máquina de escribir por el procesador de palabras, la regla de cálculo por la calculadora electrónica y las hojas verdes por el excel. Pero tu chamba y éxito para con tus inversionistas no es lo que innovas, sino la lana que les dejas, o a poco empezaste tu idea para nomás aprender? En ese caso estás mal, no necesitas un inversionista, necesitas quien te de una beca!!

      Tus usuarios van a dejar de mandar a imprimir sus fotos en walmart, costco, fotobenavides, etc por recibirlas de printoo aunque sea pagando? Esa sería una buena métrica de innovación

      Don’t think so… en fin bueno deja dedicarte el siguiente artículo con muchos detalles para la causa ya que dices que te interesa y como bien tu actitud me lo demuestra, seguiré de anónimo porque no estás aguantando la crítica constructiva y neta… me dan hueva los skypes 😉

      Y no no soy Ben Horowitz (no tengo que andarme inflando egos como erróneamente lo asumes por ardido), pero si quieres saberlo me gano unos 7 a 10 mil dlls mensuales (sí en dólares) sin hacer mucho con mis affiliate links y jugar en el forex, conoces binary.com? de ahí sale esa lana.. conoces clickbank.com? Bueno esa me deja otros 8 a 12 mil mensuales… y como tengo el tiempo libre, ahorita me ando paseando por acá luego de venir al Rakuten Marketing Symposium de Londres, mira te dejo un link para que conozcas esta industria: http://marketing.rakuten.com/symposium-london-1

      En fin al rato luego de cenar veré que te escribo mi inflamado y ardido lector…

      Me gusta

  12. Printoo · abril 23, 2015

    Lo tomaste mal…
    Jamás seré ardido; la realidad es que si pienso que eres inteligente y por supuesto que te creo que ganas eso y mucho más –estuvieron de sobra las cantidades mano–
    Se me vino a la mente un buen dicho que es: “El dinero potencializa lo que sea que seas” ¿Está bueno no?

    Nunca me enojé ni me inflamé mi estimado; no nos conocemos y seguro pudo sonar como enojado pero no fue así lo prometo… jamás estaré ardido porque alguien me critique o por que alguien gane más que yo o porque alguien piense diferente…

    Sólo no comprendiste mi reto sincero de que la próxima vez que te topes un proyecto sea cual sea y en la la circunstancia que sea hagas un esfuerzo personal y NO ver los puntos malos y NO criticar el proyecto, por el contrario intenta por favor tomar 5 puntos buenos y cómo los mejorarías…Eso es lo que te quise decir.

    En mucho de lo que dices tienes razón y lo comparto, sólo que estás parado únicamente en el papel de crítico, abandona ese papel y se nutrirá tu forma de pensar

    Anticiparse al fracaso es fácil, ser anónimo es fácil, ser “heater” es fácil –los que me conocen saben que soy el rey de los grinches– pero he cambiado y respeto a las personas por el hecho de intentar crear algo…

    Si has creado buenas cosas como parece ser, compártelas abiertamente y “be a teacher”

    Sólo una broma lo de B. Horowitz…

    Tienes absoluta razón en la métrica de innovación, esa respuesta esperaba coincidimos muchísimo.

    Hasta aquí la dejamos de comunicados anónimos…
    Suerte

    Me gusta

    • netasregias · abril 23, 2015

      Esperame! si ya tenía un artículo que llevo toda la noche en el hotel para publicarlo y doy respuesta a todo y eso y hasta te doy la consultoría gratis!, Prometo que te va a gustar va?

      Me gusta

    • netasregias · abril 23, 2015

      Pues ya está en portada el artículo, lo prometido es deuda y espero sirva de algo aunque sea para reír un poco… saludos =)

      Me gusta

  13. todopendejo · mayo 25, 2015

    Qué cobarde que borraste mi comentario, FERNANDO.

    Me gusta

  14. Funtico · enero 12, 2016

    Compadre yo conosco otro aquí en Monterrey que anda igual :/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s